Artículo APA Octubre 2016

Todos los Santos

Familia Burcio Mateos

Todos estamos llamados a ser santos, Dios nos quiere santos, y para eso nos dio el Don de la Fe, fue su regalo cuando nos bautizaron, y todos los que estamos bautizados tenemos que ser santos, pero también tenemos que querer serlo. Ser santos es querer seguir a Jesús, actuar como él, hacer el bien como él, amar como él. SER SANTO ES SER AMIGO DE JESÚS.

Vamos a conocer algunos de ellos. Hace un tiempo hubo un niño llamado Domingo Savio, que desde muy pequeño entendió que ser amigo de Jesús era lo más importante en la vida. El día que hizo su primera comunión, escribió en un papelito: "Mis amigos serán Jesús y María, me confesaré y comulgaré los domingos y días de fiesta, prefiero morir antes que pecar". Quería hacer la voluntad de Dios en todo. Un día un maestro preguntó en el recreo a todos los niños: "Si supierais que hoy vais a morir ¿qué haríais?, uno contestó "correría con mi mamá", otro dijo: "yo iría a la Iglesia a rezar y a confesarme", y Domingo dijo: "seguiría jugando, porque en este momento esa es la voluntad de Dios". Era un niño alegre, feliz, porque amaba a Jesús.

Desde este rincón, os animo a participar en las diferentes actividades que se llevan a cabo a lo lago del curso en el colegio. En la Fiesta de Todos los Santos, como ya es tradición, los padres que tienen disponibilidad de tiempo y ganas, colaboramos con Pastoral para inflar globos, cada globo hinchado simboliza la petición del deseo de cada Alumno, el cual llegará al cielo para que los santos que están allí, intercedan para cumplirlos

Pero hay más actividades que realizar, como la elaboración de nuestro Belén Navideño. El Padre Paco, nos sorprende cada año con su creatividad en relación al tema y materiales a utilizar. ¡Os esperamos!

Octubre 2016

Vivir en plenitud

Elena Losana, madre del colegio

Cualquiera de nosotros se enfrenta diariamente a vicisitudes que, en mayor o menor medida, hacen patente nuestra torpeza. Está claro que somos limitados, que cometemos errores, y que no llegamos a todo. Podemos aceptarlo con humildad y ser felices, esforzándonos por hacer lo que podamos, y rectificando si es necesario. Al que hace lo que puede, no se le puede pedir más.

Pero a veces, nos empeñamos en estirar nuestras capacidades, entramos en una lucha titánica por superar dificultades y no aceptamos nuestras limitaciones. Con suerte, de golpe y porrazo, recibimos un toque que nos desestabiliza y obliga a plantear algunos cambios. Es una señal delicada o en forma de enfermedad, pérdida de una persona querida o dificultades económicas. Todos recibimos estas señales, cada uno la que necesita para removerse por dentro.

Es el momento de pararnos a pensar en el rumbo que está teniendo nuestra vida. De revisar nuestras metas y llenar de realismo y optimismo nuestra existencia. Y sobre todo llenarla de Dios, porque saberse hijo suyo, obliga a abandonarse en sus brazos y confiar en su consuelo y su aliento. Esa visión sobrenatural, nos llenará de paz, porque con Él, todo es posible. Así, las circunstancias de nuestra vida no marcarán nuestro camino, si no que somos nosotros los que decidimos qué y cómo vivimos, sabiendo que tenemos como grandes aliados a los Santos, cuyas vidas nos ayudan a vislumbrar la plenitud de las nuestras.

Octubre 2016

HISTÓRICO DE APA

Contacta con Nosotros

Si desea contactar con el centro, puede llamarnos a este número de teléfono o enviar un email a la siguiente dirección.

Conecta con nosotros

Estamos en las redes sociales. Únete a nosotros y contáctanos.