Artículo APA Noviembre 2016

APA

Ya huele a Navidad en el colegio y muchos de los preparativos se centran en el disfrute del Tradicional Festi-val de Villancicos. Las familias apreciamos con gran entusiasmo esta iniciativa, con la que nuestros hijos crecen en confianza y soltura sobre el escenario, interpretando a todo tipo de personajes y encontrando así su protagonismo cerca del pesebre.

Adornos, sentimientos, prisas, festejos y un sinfín de ilusiones por desenvolver.

En la pretensión de involucrar a todas las familias del colegio, en un acto compartido, la Asociación de Padres se suma a la festividad, con la cada vez más consolidada Disfrateca y con el Tradicional Certamen de belenes so-bre el cual, próximamente os enviaremos información de participación.

Tradición y creatividad se muestran conexas, por lo que instamos a las familias a reunirse en el hogar y dar forma al Nacimiento, mostrándonos lo que para ellos representa y simboliza, engalanando así nuestros hogares y fusionando nuestros mejores deseos para una Feliz Navidad.

Queremos hacer llamamiento al Certamen de tarjetas navideñas que hace el colegio, siendo esta una buena manera de depositar nuestras emociones e ilusiones, compatibilizando y acen-tuando los lazos que nos unen.

APA Stella Maris - La Gavia

Noviembre 2016

Israel Duro, padre del colegio

Se acerca el invierno. En estos momentos, esta frase de una conocida saga de televisión (y libros) es lo que evoca la cercanía de diciembre a la mayoría de la gente hoy en día. Sin embargo, para los cristianos, significa el naci-miento de Jesús, y nos preparamos para el acontecimiento.

Para ello, contamos con el Adviento. Un tiempo de preparación para recibir al Niño del pesebre en nuestros corazones. Es un momento de expectación, de esperar. Pero, ¿qué significa esperar? Lo primero que hace el que espera es tener esperanza. El que no tiene esperanza no espera nada.

En la actualidad, la sociedad no espera nada. No sabe esperar. Hoy sólo existe el YA, la satisfacción inmediata de los deseos. Todo lo que no produce una satisfacción inmediata no vale nada, “es frustrante”. Y una vez satisfecha ese ansia, se tira lo otrora deseado, porque necesitamos otra ansiedad nueva y rápida que anhelar.

Sin embargo, la Iglesia nos propone un tiempo de espera, de preparación, porque el don que llega es tan grande que necesi-tamos poner ‘bonito’ el corazón. Nos ofrece un periodo de refle-xión, de poner en peso nuestra vida y nuestras familias para que cuando Jesús venga estemos capacitados para recibirlo. Porque, si estamos listos cuando llegue, el premio no es para un momento. Es para siempre, y tiene el poder de cambiar nuestra vida. Llenará los corazones de quienes le esperen y ya no tendremos más necesidad de deseos etéreos e irreales que sólo nos hacen desear otras cosas.

Llega un tiempo para aprender a esperar. Y a tener esperanza.

Noviembre 2016

HISTÓRICO DE APA

Contacta con Nosotros

Si desea contactar con el centro, puede llamarnos a este número de teléfono o enviar un email a la siguiente dirección.

Conecta con nosotros

Estamos en las redes sociales. Únete a nosotros y contáctanos.