Orientación Enero 2017

Los abuelos como colaboradores de los padres en la educación

Dª. Ana Lumbreras, Departamento de orientación

 

Cuando pienso en el papel tan grande que realizan los abuelos en relación a la educación de sus nietos solo me vienen a la mente palabras de agradecimiento, de gratitud por su labor enriquecedora, por recordar a nuestros hijos de dónde vienen y cuáles son sus orígenes familiares, por esa huella que dejan en la vida de nuestros hijos. Les trasmiten con sus historias la continuidad de la familia, el sentido de pertenencia a una gran familia; les hacen partícipes de sus raíces. nuestros hijos se sienten parte de un todo y, por lo tanto, importantes y queridos. Con sus recuerdos e historias colaboran en la formación de la identidad afianzando el sentimiento de seguridad que necesitan los niños y adolescentes para crecer. Su colaboración es fundamental para la maduración y el desarrollo psicológico de nuestros hijos

Disfrutar de la relación nietos-abuelos es una necesidad para ambos que va mucho más allá de ser un mero recurso, cuando realizan el papel de cuidador, para ayudar a conciliar la vida laboral y familiar. El tiempo que pasan juntos abuelos y nietos contribuye a que nuestros hijos se sientan queridos y protegidos. Esta relación que se establece entre ellos les hace crecer y supone una contribución importantísima en la formación de la identidad de nuestros hijos.

¡Cuánto aportan los abuelos! La paciencia, amor, y sabiduría que trasmiten hace crecer a nuestros hijos en su excelencia como personas. Aprenden a ser generosos al convivir con ellos y a respetar las diferencias por la distancia generacional en la que se encuentran. Otras veces por su experiencia, son un puente entre padres e hijos, lanzando lazos que les ayuda a acercarse cuando surgen situaciones conflictivas.

Educarlos en el amor y en la unidad pasa por dar importancia a la relación abuelos-nietos. Es muy importante salvar las diferencias que en ocasiones puedan existir entre los padres y los abuelos. Para ello les animamos a visitarlos con frecuencia, cuidarlos, darles la importancia que tienen y a reservar un tiempo para los abuelos y hacer conscientes a sus hijos del tesoro que supone tener abuelos. Recuerden que nuestros hijos aprenden lo que ven.

Cierro los ojos, pienso en mis abuelos y se me agolpan los recuerdos. Los recuerdo a todos con alegría. Gracias por haber colaborado y haber ofrecido vuestra casa como centro de reunión familiar, por poder recordaros rodeados de todos vuestros hijos, nietos y bisnietos; gracias por esas noches en las que me dejaste acompañarte. Recuerdo las comidas familiares; la impaciencia con la que esperaba todos los días el momento en el que íbamos a dar un beso a todos los abuelos cuando mis padres salían de trabajar, primero a los paternos, luego a la abuela materna; la expectación sobre qué me iban a contar o sobre qué hablaríamos en ese dulce ratito que algunas veces se limitaba a quince minutos. Gracias por tus fabulosas conversaciones sobre historias de la familia que a mí me encantaba escuchar. En fin no me queda más que decir: gracias abuelos por el tesoro que me dejasteis al colaborar en ser quien soy.

Enero 2017

HISTÓRICO ARTÍCULOS ESCUELA DE PADRES

Contacta con Nosotros

Si desea contactar con el centro, puede llamarnos a este número de teléfono o enviar un email a la siguiente dirección.

Conecta con nosotros

Estamos en las redes sociales. Únete a nosotros y contáctanos.