Orientación Marzo 2017

Las cartas sobre la mesa

Dª. Ana Lumbreras, Departamento de orientación

 

Es muy frecuente que los padres se pregunten ¿cómo puedo ayudar a mi hijo a ser un buen estudiante? Acompañando y apoyando; esta es la labor de los padres. No consiste en suplantar sino en acompañar su crecimiento. Hacerle las tareas, sentarse con él mientras estudia no impulsa el crecimiento, más bien todo lo contrario, lo frena. Se trata de supervisar lo que hacen en casa y en el colegio, de establecer reglas para hacerles responsables. Los padres no necesitáis saber todas las técnicas de estudio, aunque a veces tengáis que facilitar algunas sobre lectura, subrayado, esquemas, resúmenes, memorización, comprensión.

Crear un hábito para el estudio es un objetivo compartido entre padres profesores para conseguir ser protagonistas del propio aprendizaje y afrontar la vida de forma excelente. Os sugerimos unas pistas para conseguirlo:

1.- La motivación es esencial para que el aprendizaje sea duradero. Preguntar por sus trabajos, elogiar sus avances, valorar la importancia de estudiar cuando ellos estén presentes, mostrarles una actitud de confianza, hacerles un seguimiento, inculcarles el valor de la educación y relacionar el trabajo escolar con sus objetivos futuros contribuye a mejorar su rendimiento; todas ellas son formas de mostrar vuestro interés por el estudio. Cuando hay algún resultado bajo escucharles, dialogar con ellos, analizar los resultados para encontrar la causa y poder mejorarlos; preguntarles a qué creen que es debido su bajo rendimiento nos aporta mucha información sobre el origen de la dificultad.

2.- Sabemos que en la infancia el establecimiento de rutinas y hábitos de trabajo mejora la confianza y seguridad en uno mismo. Ayudadles a planificar horarios diarios, calendarios semanales, trimestrales sobre los trabajos y pruebas, establecer el orden en que se estudian las materias: en este sentido dejar lo más fácil y agradable para el final de cada día es útil.

3.- Cuidar las condiciones del ambiente de estudio: es bueno que estudien siempre en el mismo lugar y que no sea ruidoso. En un futuro el cerebro del niño estará preparado para estudiar más rápidamente porque se habrá acomodado a todos los estímulos exteriores. Se concentrará más rápidamente y facilitaremos que su atención sea más eficaz.

Responsabiliza a tu hijo para que su lugar de estudio esté siempre recogido y ordenado; enséñale a preparar todo el material necesario antes de comenzar y a recoger cuando termine. De esta forma aprovechará mejor su tiempo. El móvil fuera de la habitación de estudio para que no interfiera en la atención. No permitas que al hacer descansos use el móvil porque corre el peligro de alargar más de los 10 ó 15 minutos que debe descansar cada media hora de estudio.

Marzo 2017

HISTÓRICO ARTÍCULOS ESCUELA DE PADRES

Contacta con Nosotros

Si desea contactar con el centro, puede llamarnos a este número de teléfono o enviar un email a la siguiente dirección.

Conecta con nosotros

Estamos en las redes sociales. Únete a nosotros y contáctanos.