Colegio Stella Maris La Gavia - Tel. 91 300 50 70

Adaptación al ritmo escolar

Queridos papás y mamás del Primer Ciclo de Infantil de nuestro colegio Stella Maris La Gavia: Los alumnos más pequeñitos tienen algo que contar…

¡Qué bien que estamos aquí!

Estas primeras semanas de incorporación a este cole tan grande nos han ayudado mucho a adaptarnos al ritmo escolar. Aunque al principio nos costó un poquito terminar las vacaciones de verano, poco a poco hemos conocido, junto a nuestros amigos, las rutinas de nuestro día a día, y no podemos estar más tranquilos y contentos.

Comenzamos el día con la Asamblea. Saludamos a nuestra profesora y a los amigos. Saludamos a Dios y rezamos nuestras oraciones. ¡Cantamos mucho! Y con gestos, que nos encanta.

Los alumnos de 1 año ven un cuento, experimentan con texturas y escuchan música. Los alumnos de 2 años, además, juegan con los colores, descubren qué tiempo hace hoy, y ponen su foto en la pared para mostrar a los demás que hoy están en el cole.

Conocemos nuestra aula, el nombre de los amigos, cuál es nuestra silla, dónde están los juguetes o dónde está nuestra mochila.

¡No hay mejor forma de comenzar el día!

Salimos al patio no sin antes asearnos y beber agua. ¡Nos encanta jugar! Compartimos risas y travesuras con los amigos al aire libre.

Los amigos de 1 año se quedan en el corralito con muchos juguetes. Aún son un poco pequeñitos para andar por la arena, las motos o los toboganes, pero están fenomenal.

La mañana se pasa volando, y enseguida llega la hora de comer. Los mayores de 2 años nos ponemos el babero y hacemos en fila el camino al comedor. ¡Qué rico está todo!

Nuestros amigos de 1 año aún comen en el aula… Después de una mañana tan ajetreada están muy cansados y comen mejor en las tronas, pero lo que es seguro es que terminaremos el curso todos juntos en el comedor.

Con la tripita llena estamos deseando llegar a nuestras hamacas para dormir la siesta. ¡Los mayores pasamos al baño primero! Y después: ¡Un descanso bien merecido! Incluso nos ponen música y ponen luz tenue para crear un ambiente relajado.

Acaba la siesta y nos aseamos. Merendamos y nos preparamos para vuestra llegada. ¡Tenemos tantas cosas que contaros!

Cada día es una nueva aventura y muchas cosas que vivir. Y en este cole es un arte que aprendemos desde muy pequeñitos.