Colegio Stella Maris La Gavia - Tel. 91 300 50 70 (Código 28073173)

Está en juego el Bien Común

En el dia de hoy ha tenido lugar el ya tradicional School Assembly del colegio Stella Maris La Gavia. Por la mañana ha sido convocada la ESO y por la tarde los cursos mayores de Primaria. Mientras sólo han asistido al salón de actos dos aulas representativas de cada etapa, el resto de alumnos han podido seguir la sesión de forma telemática.

El P. Juan Antonio Granados, director de nuestro centro, se dirigía a los alumnos haciéndoles entender que «la conexión entre las School Assembly y el trabajo diario del aula, evita romper dos mundos. Este modo de afrontar estos encuentros nos da una luz nueva.»

El obelisco de la plaza del Vaticano

El P. Juan Antonio les ha preguntado: «¿Habéis oído hablar del Papa Sixto V? ¿Habéis oído hablar del gran hombre Bresca? Quizás no tantos…pero creo que todos o muchos habéis oído hablar del obelisco que hay en la Plaza del Vaticano de Roma. Un obelisco que pesa 350 toneladas y tiene 25 metros de alto. Una sola pieza de piedra que trajeron de África y que para colocarlo todo fueron dispuestos 800 hombres y 140 caballos». El silencio de la sala era palpable.

El director continuó: «En 1586 el papa Sixto V, deseando embellecer la plaza de San Pedro, ordenó que levantaran allí el gran obelisco que aún hoy se admira, pero que por entonces se hallaba detrás de la Basílica de San Pedro. El 10 de septiembre de 1586 el obelisco debía ser alzado y, dados los peligros inherentes al trabajo, se dio orden a los obreros – y a la multitud – de no pronunciar ni una palabra, so pena de muerte. Quien osara lanzar el más mínimo grito, sería ejecutado sin apelación posible. Cuando el obelisco ya estaba casi en su posición definitiva, cuando se vio que las cuerdas cedían, algunas se cortaron estrepitosamente, emitiendo un sonido aterrador, similar a los latigazos y otras se estiraban peligrosamente. En medio de un pánico creciente, todos veían cómo el monolito caía irremediablemente al suelo. La catástrofe era inminente. De pronto, en ese momento, en medio del enorme silencio y miedo, arriesgándolo todo, se levantó una voz. Fue una sola voz, audaz y temeraria la que gritó: ¡Aque a le corde! – ¡Agua a las cuerdas!». Y los alumnos se miraban entre ellos asombrados.

«Bresca – terminaba la historia – no fue detenido por Sixto V, sino que como recompensa le concedió grandes privilegios, como para sí y sus descendientes, de suministrar a la Iglesia de San Pedro los olivos para la Semana Santa. Aún hoy Bresca es recordado en su ciudad natal, Bordighera.»

El P. Juan Antonio les ha presentado a un hombre valiente «que aunque había miedo, aunque nadie sabia lo que había que hacer, vio que era el bien de todos lo que estaba en juego. Y se atrevió. Un hombre que ante una situación difícil tuvo la audacia de dar una palabra. Bresca llega a nosotros con admiración porque se puso en juego. Dio una palabra de luz.»

«Si yo miro por mis compañeros, me hago grande. El equipo se hace grande. Todos ganan la etapa. Digo esto porque al comienzo de un curso muy especial con la pandemia por delante, necesitamos aulas fuertes«

P. Juan Antonio Granados García, director colegio Stella Maris La Gavia

Entonces se dirigió a los asistentes y a los que estaban en las aulas y les dijo: Y aquí, ¿Quién es Bresca? Que levante la mano. Quién tiene deseo de serlo entre su gente. Gente que viendo un problema diga “estoy aquí para ayudar”. Hace falta el coraje para salir de uno mismo y pedir a otro o dar ayuda a otro.»

El P. Juan Antonio les puso otro ejemplo de empuje… y esta vez muchos de ellos lo comprendieron mejor. «¿Cuántos de vosotros habéis visto las vuelta ciclista, las etapas del Tour?», preguntó. «La bicicleta tiene su mística. Porque la bicicleta en las competiciones de las grandes vueltas no tiene nada de individualista. El ciclista vive de su equipo. La entrada a meta de la etapa “reina” del último Tour (el Gran Colombier) parte de Lyon, a 150 metros sobre el nivel del mar y termina a 1500 metros sobre el nivel del mar. El ciclista parte de Lyon a 150 Mts. Sube dos puertos de primera a 1300 metros cada uno y los baja otra vez. Y vuelve a subir La Gran Colombier: 1500 mts. Y cuando llega a meta el ganador dice <no he sido yo, ha sido mi equipo>.» Todos escuchaban con atención y hacían sus cálculos de subidas y bajadas.

El P. Juan Antonio concluyo: «Quiero decir con esto que igual que Bresca no miraba por sí mismo y en el ciclismo nadie mira por sí mismo, si no por el equipo. Y en el Stella Maris tenemos que acoger este sentimiento. Si yo miro por mis compañeros, me hago grande. El equipo se hace grande. Todos ganan la etapa. Digo esto porque al comienzo de un curso muy especial con la pandemia por delante, necesitamos aulas fuertes. Aulas donde unos entienda que el parásito no hace nada. Se trata de Brescas, de equipos que pedaleen juntos. ¿Qué puedo aportar yo? ¿Cómo puedo ayudar para pedalear junto con otros? En cada momento ponerme de corazón en lo que toca. Se trata de entender que nos une algo muy grande: La Alianza entre nosotros».

Y el P. Juan Antonio terminó la sesión diciendo: «Hay una cuestión que quisiera pedir a todo secundaria: si hay un momento donde hace falta el equipo, no es el momento donde todo va bien, es el momento en el que hay que dar el repecho. Más que nunca cercanía entre nosotros, pedir apoyo al tutor. Pedir refuerzo a la profesora o ayuda al compañero que va un poco mejor.  Porque en esto de ayudarse hay que hacer las dos cosas: el que va mejor agarrar al que va flojo y el que va flojo pedir ayuda al que va mejor. El aula que se trence bien será un aula fuerte en la que todos crezca.»

Dña. Carmen Pérez-Aguilera, coordinadora ESO y Bachillerato

Dña. carmen se dirigó a los asistentes presentándoles el curso actual como un conjunto de «circunstancias especiales donde sobre todo debemos trabajar la virtud de la fortaleza y sobreponernos a las dificultades que se nos presentan». «Tirad siempre de los que tenéis al lado – les ha animado – Tirad de esos apoyos incondicionales que tenemos siempre. Los profesores y tutores os ayudarán siempre a seguir adelante.»

La coordinadora de etapa les ha recordado que «este año no haremos grandes carreras pero si tenemos grandes metas que a lo largo de estos meses vamos a ir trabajando, como los Stella Goals, que nos ayudarán a sobreponernos a esas dificultades. Y en ese sentido animaros a todos a llevar a cabo esos pactos de aula que habéis hecho en los FOCUS. Aunque haya dificultades siempre verlo como oportunidad».

P. Francisco Vidal, capellán ESO y Bachillerato

El P. Paco también ha estado presente en este School Assembly donde se ha apoyado en las palabras de la coordinadora para introducir su parte de la sesión: «decía Ms. Carmen ahora mismo que la virtud a trabajar es la fortaleza… y sabéis muy bien que no se improvisa. La fortaleza no cae del cielo como el príncipe o la princesa azul. La virtud de la fortaleza hay que trabajarla con un buen entrenamiento que implican esas prácticas bien cuidadas huyendo de la mediocridad.

El Capellán ha recordado que «en medio de las dificultades hemos tenido la gran alegría de la victoria de Nadal. Un hombre humilde que consigue hacer grandes cosas. El que fue su entrenador, su tío, contaba que Rafa Nadal era muy exigente cuando entrenaba. Y le apretaba muchísimo las tuercas, le exigía muchísimo y Rafa Nadal se dejaba hacer. Y con 15 años estaba jugando un torneo e iba fatal. Estaba perdiendo. Y el entrenador del contrincante se acercó al tío de Nadal y le dijo: <creo que Nadal esta jugando con una raqueta rota>. Al acabar el segundo juego se le acercó y le dijo: <Rafael, creo que estas jugando con una raqueta rota>, y entonces Rafa la miró y se dio cuenta de que estaba rota. Iba tan mal el partido que al final perdió. Y cuando acabó el partido le dijo su tío: <lo que me sorprende es que después de tanto tiempo entrenando y de tanto partidos no te des cuenta de que estas jugando con una raqueta rota>. Y Rafa le contestó: <si, pero estoy tan acostumbrado a tener siempre la culpa yo que jamás pensé que lo que me estaba haciendo perder era la raqueta>.» Los alumnos le escuchaban estupefactos.

El P. Paco continuó «Rafa Nadal estaba tan acostumbrado a exigirse que no cayó en la cuenta de que el problema no estaba en él, estaba en la raqueta. Esto nos da una luz. El Nadal de hoy en día no es un Nadal fruto de un don, que lo tiene. Pero no basta solo con eso. El don hay que trabajarlo.»

Los santos, que celebramos esta semana, son hombres y mujeres que han entrenado las virtudes y que Dios ha hecho grande su vida. El Santo es aquel que se deja la piel estudiando. El aquel que es buen compañero. Aquel que cuando hay que cantar canta. Que cuando hay que dejarse la piel en el deporte se la deja. Pidamos a nuestra Madre que nos haga tomar conciencia de lo que hay dentro de nosotros y nos lo dejemos sacar.

«El Santo es aquel que se deja la piel estudiando. El aquel que es buen compañero. Aquel que cuando hay que cantar canta. Que cuando hay que dejarse la piel en el deporte se la deja»

P. Francisco Vidal, capellán ESO y Bachillerato

Firmaron en el libro del director los alumnos participante en el I Certamen de Poetry Slam del colegio Stella Maris (lo recitaron en las aulas). Algunos alumnos enviaron su declamación en video para poder compartirlos por Redes Sociales y se han seleccionado las mejores presentaciones que se reconocen en este acto.

o            De 4ºA: María Albarracín, Carol Marrero, Julia Montoro, Paula Moratalla

o            De 4ºB: Pablo Calderón, Diego Clisanchez y Francisco García.