Colegio Stella Maris La Gavia - Tel. 91 300 50 70 (Código 28073173)

De acuerdo. Lo hacéis así. Y si lo conseguís, mostraréis lo que sois los Discípulos. La gente verá por fuera un templo moderno, propio de un barrio nuevo, pero cuando entren dentro, se darán cuenta de que no es más de lo mismo: tiene vida propia, distinta. Así os verán los demás, como personas de este tiempo, pero cuando traten con vosotros, se darán cuenta de que tenéis vida propia”.

Así zanjó el P. Marko Rupnik la intensa reunión que una larga mañana de marzo, en su despacho de la Via Paolina en Roma, tuvimos el arquitecto, Benjamín Cano, el pintor, Ioan Gotia, el responsable de proyecto, Eduardo Granados y un servidor. Los lápices iban y venían sobre los planos, bosquejando trazos que se corregían unos a otros. Y con ellos, palabras que expresaban un proyecto grande. Recuerdo dos: cuerpo y luz.  Porque la iglesia es cuerpo de Cristo y en ella resplandece su luz. Ahí estaba lo que perseguíamos.

Han pasado años de aquella reunión, y cada día veo más cuán proféticas fueron las palabras del artista. Sí, el Colegio Stella Maris La Gavia es un colegio de arquitectura moderna, con un templo que entona con un barrio nuevo. Quien entra, sin embargo, percibe que no es más de lo mismo, porque tiene otra vida, llena de luz y de color.

¿Por qué tanto arte en un colegio? Queríamos que cada alumno, en la contemplación de la belleza, tuviera la nostalgia del origen. Sí, de la fuente de la que mana y corre la belleza, la verdad y la bondad de la vida. Educar, ¿acaso no es reavivar la memoria del origen?

No solo. También la grandeza de un destino. Esas pinturas, esos mosaicos, esos signos introducen a cada alumno en una historia, en la corriente de un río en la que él no es espectador, sino protagonista. Porque está llamado, también él, a ser artista. Lo es quien tiene vida propia, quien tiene manantial en sus entrañas, quien se sabe llamado a un destino que lo trasciende.

Este arte nos habla de artistas en plural, de escenas varias, en las que muchos personajes se entrelazan. Porque esto es una verdadera comunidad educativa, la alianza de muchos que hace posible sabernos acompañados en lo que más nos importa.

Una esperanza ha guiado todo este proyecto que ahora, lector, contemplas plasmado en este libro: que cada alumno al entrar y habitar el colegio, de año en año, aprenda el arte de vivir. Así podrá hacer grande y bella su vida, desbordando en otros.

Esta gran publicación se puede adquirir en la recepción del colegio con un descuento del 10% sobre el precio de venta.